Pablo García vuelve al club

El Club Balonmano Caserío presentó este jueves en el Centro de Formación Origami a su última incorporación, el portero Pablo García, que regresa así al equipo de Ciudad Real tras militar dos años en el BM Pinto. «Me fui por trabajo y ahora que he vuelto quería seguir jugando y hacerlo de nuevo aquí. Tenías ganas de volver», cuenta el meta, que cuyo objetivo claro es «pelear por la fase de ascenso y poder jugarla».

Pablo García reconoció que desde su marcha el grupo «ha cambiado mucho el grupo por los jugadores nuevos, pero sigue siendo igual, una familia. Aquí te sientes en casa, la gente se adapta enseguida a este equipo, somos una piña», concluyó.