El Caserío luce su gran ascenso

01 / 06 / 2022

Jugadores, técnicos, directivos y colaboradores han sido este miércoles recibidos en el Ayuntamiento por miembros de la Corporación Municipal que les han felicitado por su gran ascenso a División de Honor Plata, en un acto de felicidad y agradecimientos.

Con un sonoro aplauso comenzó este miércoles la recepción en el Ayuntamiento de Ciudad Real a los integrantes del BM Caserío que el pasado fin de semana lograron el ascenso a División de Honor Plata. El equipo capitalino lució así en el Consistorio y después en la Plaza Mayor ese éxito conseguido que le llevará la próxima temporada por primera vez en su historia a la segunda categoría del balonmano nacional.

Los jugadores del Caserío y el cuerpo técnico liderado por Santi Urdiales portaron las medallas conmemorativas de ese ascenso conseguido en Lalín (Pontevedra), junto al trofeo de campeón del Grupo 1 de la fase que levantaron con orgullo en un buen número de ocasiones. Todos ellos mostraron su enorme satisfacción por el objetivo cumplido, pese a las numerosas dificultades, junto a los directivos, encabezados por el presidente Raúl Fernández, colaboradores, familiares, parejas y algunos aficionados.

Jugadores del Caserío, con sus medallas como campeones de la fase de ascenso / Foto: J. Jurado
Jugadores del Caserío, con sus medallas como campeones de la fase de ascenso / Foto: J. Jurado

«Se ha hecho justicia por lo que pasó el año pasado. Este ascenso se os debía a todos», declaró en su primera intervención Antonio Gallego, el concejal de Deportes que abrió el acto acompañado de la alcaldesa, Eva María Masías, y de varios miembros de la Corporación Municipal.

Raúl Fernández, máximo mandatario del Caserío, agradeció en su discurso el apoyo recibido por el Ayuntamiento y, como hiciera el día anterior en este medio de comunicación, quiso dar la enhorabuena «a los colaboradores como Vicente, Ruth, Gonzalo, Alfonsi, Nati, Matas, Chechu o el incansable Rafa».

También felicitó «a la Grada Amarilla y a los que llevan desde el primer día con nosotros», sin olvidarse, por supuesto, del equipo, al que agradeció «el haberse sabido sobreponer a las dificultades». Mencionó especialmente al entrenador Santi Urdiales, «porque es una persona que dice las cosas a la cara y que tiene lealtad, como demostró cuando no iban las cosas bien», al resto de componentes del cuerpo técnico y a Julián Amores, «el hombre más importante de este club», dijo.

Raúl Fernández, durante su intervención en la recepción al BM Caserío tras su ascenso / Foto: J. Jurado
Raúl Fernández, durante su intervención en la recepción al BM Caserío tras su ascenso / Foto: J. Jurado

Para terminar, Raúl Fernández apuntó que «ahora todos quieren pertenecer a esta gran familia del BM Caserío». El presidente recordó que esta es «la gran semana del Caserío», ya que, además de celebrar este ascenso, este mismo jueves recibirá el premio a mejor club de Ciudad Real en 2021 dentro de la gala de los Premios Patronato.

Cerró el acto la alcaldesa Eva María Masías, que destacó lo «orgullosas y contentas que no habéis hecho sentir a mí como alcaldesa y a toda la Corporación Municipal». «Una ciudad la hacen grande sus vecinos y vosotros hacéis a Ciudad Real más grande y también más grande nuestro deporte», dijo.

La alcaldesa levanta el trofeo conseguido por el Caserío como campeón de la fase de ascenso / Foto: J. Jurado
La alcaldesa levanta el trofeo conseguido por el Caserío como campeón de la fase de ascenso / Foto: J. Jurado

Masías dejó claro que va a seguir apoyando igual al Caserío «en lo que necesiten» y dentro de una nueva categoría superior en la que competirá junto al otro equipo de Ciudad Real, el Vestas BM Alarcos. Quiso terminar con una frase del ‘crack’ mundial de balonmano, Nikola Karabatic: «Los niños juegan al fútbol, los hombres al rugby y los dioses juegan a balonmano«.

El recibimiento y homenaje concluyó en la fuente de la Plaza Mayor con una foto de familia de jugadores, técnicos, directivos, colaboradores y autoridades, además de otra con los jugadores junto a la estatua de Alfonso X El Sabio. Hubo, incluso, un amago de bañarse en la fuente. Todo valía para la celebración del deseado ascenso a Plata que llevaba años buscando el Caserío. Por fin lo ha conseguido.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.